Fotos en la nieve_Destacada

Blanca Navidad: 4 claves para tus fotos en la nieve.

Tus fotos de nieve más blancas y navideñas.

Si en verano aprendimos a sacar buenas fotos en la playa, en invierno no podemos ser menos y vamos a dedicar este post a cómo hacer fotos en la nieve sin que luego tengamos que avergonzarnos de ello.

Lo cierto es que tanto la playa como la nieve tienen mucho en común. Además de visitarlo en vacaciones, son entornos potencialmente agresivos con nuestras cámaras: hay agua por todos lados, el sol pega muy fuerte -generando mucho contraste- y una vez allí, la temática está bastante limitada. Pero no hay que preocuparse, porque llevarnos buenos recuerdos de nuestra visita a la nieve tampoco resulta tan difícil. Basta con tener en cuenta algunos consejillos y echarle imaginación.

Fotos en la nieve1. Protege el equipo

Resulta evidente, pero estamos en un entorno hostil. Seguro que te darás cuenta de que hace frío y esto puede producir algunas complicaciones:

La primera es que se condense agua en la lente frontal del objetivo si sufre cambios bruscos de temperatura. Por ejemplo, si estás haciendo fotos en el exterior, entras en una cafetería y sigues haciendo fotos, el objetivo se empañará y la foto saldrá difuminada y sin detalle. En estos casos tocará esperar a que la cámara se aclimate a la temperatura para evitar este incontrolable efecto. De paso aprovecha y limpia un poco el objetivo con una gamuza adecuada.

Por otro lado, has de saber que las baterías sufren con el frío. No es que tengan sentimientos o prefieran la playa, es que las bajas temperaturas reducen de forma significativa su vida útil. El resultado es que si normalmente una batería tiene energía para 300 fotos, en la nieve esta cifra puede reducirse hasta la mitad, o menos, debido al frío. Por eso resulta especialmente importante llevarla bien cargada en cada excursión y, aún así, puede ocurrir que a media jornada la batería esté agotada por lo que conviene llevar -más que nunca- una batería de repuesto. Eso sí, un truco de emergencia, para obtener alguna foto extra, es calentar la batería con el calor corporal. Con suerte puedes lograr unas pocas fotos de más.

Fotos en la nieveFinalmente ten en cuenta que la nieve no es más que agua helada, y el agua en cualquiera de sus estados, se lleva mal con la electrónica. Asegúrate de eliminar cualquier resto de humedad del equipo al final de la jornada y no estaría de más que le diese un poco de aire seco, que no caliente.

 

2.  Domina la luz

Si hay algo que abunda en las fotos de nieve es la luz y es debido a la gran cantidad de zonas blancas -generalmente nevadas- que reflejan la luz del sol. Esto confunde al sistema de medición de luz de la cámara, lo que nos obliga a ajustar de forma manual la exposición si queremos obtener una exposición correcta. Para ello usaremos la compensación de exposición (un control con un símbolo de +/-), una función que permite equilibrar el exceso o defecto de iluminación en la escena. En el caso de la nieve lo suyo es poner este selector en +1 o +2 puntos, es decir, sobreexponer la imagen para que al final los blancos queden realmente blancos y ‘limpios’.

Fotos en la nievePor cierto, otro detalle igualmente importante es seleccionar adecuadamente el balance de blancos, un control que ajusta la tonalidad del blanco para que resulte lo más fiel posible a la realidad. Así la nieve será realmente blanca.

 

 3. Contraste y color

No por haberlo comentado antes, deja de ser menos necesario recordar que la luz del sol en las horas centrales del día genera unos contrastes excesivos, y más aún si tenemos en cuenta que el fondo es completamente blanco y que incluso el suelo de nieve puede reflejar la luz. La combinación de sombras y luces duras no tiene demasiadas soluciones más allá de intentar hacer las fotos al principio o al final del día. Si no hay más remedio siempre podemos usar el flash como luz de relleno, pero ojo, con mucha sutileza.

Fotos en la nieveUn buen truco para conseguir potenciar el colorido de las fotos cuando estamos en la montaña es usar un filtro polarizador en el objetivo. Este tipo de filtro potencia los componentes de color de la luz blanca, equilibrando el contraste y haciendo, por ejemplo, que las nubes parezcan más blancas y el cielo más azul. Así se logra una imagen con más detalle, incluso con texturas y volúmenes más visibles. Si no usas un filtro polarizador siempre te queda la opción de usar un filtro UV que elimina los rayos ultravioletas que están muy presentes en la montaña y que, además de dar una tonalidad azulada, reducen la nitidez de los objetos lejanos

 

4. ¿Qué fotos puedo hacer?

Fotos en la nieveBien, ya estamos en la nieve y ¿ahora qué? Una vez pasados los primeros minutos de excitación y sacar las típicas fotos de grupo y tirarnos algunas bolas, nos encontramos con la cámara en mano lista para hacer fotos en este escenario tan diferente. Pero ¿qué podemos fotografiar? Los temas son múltiples: paisajes, gente, deportes, retratos o naturaleza son las primeras ideas que nos vienen a la cabeza pero ojo, hay que tener clara la temática con anterioridad. Esto es importante tanto para elegir el lugar y el momento, así como el equipamiento necesario, porque una vez allí no hay mucho lugar para la improvisación. Si solo quieres fotos de la familia en una jornada de nieve apenas requerirá preparación, pero si quieres inmortalizar a tus amigos esquiando o con la tabla de snow, lo ideal es llegar pronto para que haya poca gente, la nieve esté virgen y la luz sea óptima.

Como siempre, podemos encontrar un soporte original y apropiado para exponer nuestras mejores obras en Hofmann. En esta ocasión hemos probado la impresión de póster sobre tabla, una opción que aporta solidez al conjunto y que cuenta con una impresión duradera sobre un compuesto de madera (ojo que pesa un poco).

Fotos en la nieve

 

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD