Cómo fotografiar una puesta de sol. Trucos y consejos para captar el momento ideal.

Entre los diversos temas que nos podemos encontrar en nuestras aventuras fotográficas, las puestas de sol suelen encontrarse entre las más complicadas de resolver adecuadamente. Eso sí, cuando se consiguen exponer correctamente, los resultados pueden llegar a ser sorprendentes.

Puesta-de-sol

En primer lugar debemos conocer al ‘enemigo’. Las puestas de sol son difíciles de captar porque llevan al límite el rango dinámico de la cámara, es decir, contienen un elemento muy luminoso -el sol- y otro, muy oscuro -el resto del paisaje-. Lo habitual es que el sol salga demasiado expuesto, lo que fotográficamente se conoce como “quemado”, perdiendo toda la magia y el colorido de la iluminación tan especial que se produce en ese momento. Por lo tanto el objetivo principal, en esta ocasión, es capturar los niveles de iluminación más fidedignos posibles.

Como pasos previos deberíamos averiguar a qué hora se pone el sol en la zona y localizar un punto de vista con potencial. Pero ojo, si dejamos pasar algunos minutos, cuando el sol ya se ha ido, aún podemos obtener fotos geniales gracias a la luz reflejada en las nubes que genera un colorido de gran contraste.

Puesta-de-sol

Según las posibilidades del entorno podemos usar un objetivo angular para componer paisajes en varios planos o escoger un teleobjetivo si las distancias son largas y queremos dar más protagonismo y tamaño al sol. Echar un trípode al hombro si queremos hacer exposiciones con velocidades bajas o un filtro polarizador, para potenciar los colores, puede ser una idea a tener en cuenta.

Después siempre podemos repasar las reglas de composición fotográfica y recordar no poner nunca la línea del horizonte en la mitad de la foto. Con esto estaríamos listos para enfrentarnos a cualquier puesta de sol.

La solución más facilona, con la que se aprende menos, es usar las escenas preprogramadas incluidas en los modos de exposición de la cámara y que suelen disponer de un modo “puesta de sol”.

Pero si queremos aprender un poco empezaremos usando el modo “Live View” de la cámara, que permite ver en la pantalla trasera y en tiempo real, una aproximación de lo que estamos encuadrando, o a través del visor en caso de disponer de uno que muestre los cambios en la exposición. La imagen mostrada nos da una idea de si la foto va a estar subexpuesta -tirando a oscura- o sobreexpuesta -tirando a clara-.

A partir de este punto podemos usar el control de compensación exposición para realizar un ajuste personalizado para este tipo de escenas. La mayoría de las cámaras cuentan con un botón con un símbolo de +/- que permite “añadir” o “quitar” luz a la foto. El truco está en buscar un buen equilibrio de velocidad y apertura, y después, ajustar el nivel de luminosidad de la foto con la compensación exposición hasta obtener una imagen ligeramente oscura que potencie la luz y el color.

Puesta-de-sol-2

Ciertamente existen otros muchos parámetros que podemos ajustar para mejorar nuestra puesta de sol. Usar un valor de sensibilidad ISO bajo nos aportará más detalle -y menos ruido- en la escena. Pero hay que tener cuidado porque puede obligarnos a usar una velocidad de disparo demasiado baja -por debajo de 1/25 de segundo- que podría producir trepidación u objetos movidos en la escena. Aquí puede venir bien el trípode o encontrar un buen punto de apoyo, aunque siempre se puede jugar con velocidades de exposición mucho más largas -de un segundo o más- para obtener efectos creativos con aquellos objetos que se mueven como las olas o las ramas de los árboles. Por último es aconsejable que usemos una apertura de diafragma relativamente cerrada para tener una mayor profundidad de campo.

Por último dos consejillos a mitad de camino entre la composición y la técnica. Si queremos añadir algún objeto en la composición conviene ajustar la exposición y el encuadre para que quede en contraluz. Resaltará la forma y el impacto visual. Como toda norma, tiene su excepción y ese es el caso de querer hacer un retrato con la puesta de sol de fondo. Este tipo de fotos son las más complicadas de todas y para que salgan bien conviene usar una iluminación de apoyo, es decir el flash en modo “luz de relleno” para iluminar adecuadamente los rostros que de otro modo quedarían en contraluz.

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD