portada hofmann nachouve

Cómo hacer buenas fotos en Invierno

Aunque no lo parezca, y el frío se haga de rogar, ya ha llegado el invierno. A todos los que nos gusta la fotografía sabemos que es el momento de lidiar con guantes y con el sensible disparador de nuestra cámara o la pantalla de nuestro móvil. Aunque acabaremos quitándonoslos y sufriendo en nuestros dedos los estragos de las bajas temperaturas, todo sea por sacar buenas fotos en Invierno.

También es una época difícil técnicamente para conseguir fotos correctas: nieve que sobre-expone las escenas, balances de blancos incorrectos…

Pero, a cambio, nos brinda un abanico de motivos interesantes a los que fotografiar.

Por eso, os vamos a dar una serie de consejos que ayudarán a que vuestras fotografías invernales sean dignas de una postal para enviar a familiares y amigos.

Nieve

La nieve puede ser un aliado perfecto para nuestras fotos, pero es un arma de doble filo que puede estropear un paisaje precioso.

Ésta hace que la exposición correcta sea todo un reto porque refleja gran cantidad de luz y cualquier objeto que la acompañe en la composición salga demasiado oscuro.

Para ello hay tres posibles soluciones, que puedes combinar para obtener un resultado óptimo.

1: Usa el flash para compensar. Por ejemplo: retratas a una persona con un fondo nevado precioso. Pero la nieve sale correcta y la persona oscura. O la persona correcta y la nieve sobre expuesta. Si expones dejando a la persona oscura, a la nieve correctamente expuesta e incluyes un flashazo el resultado será una nieve perfecta y una persona iluminada gracias a la luz del flash.

Fotos en invierno

2: Reflector. El mismo resultado se puede obtener llevando contigo un reflector. Los hay portátiles muy cómodos de transportar y son relativamente baratos. Hacen el mismo efecto que el flash, pero con un resultado más natural porque reflejas la misma luz que ilumina el resto de la escena. Incluso los hay con diferentes colores que pueden teñir la imagen y darle un aspecto nuevo e interesante.

3: Dispara en Raw siempre que puedas. Si usas una cámara avanzada o dispones un móvil con esa capacidad, usa siempre el formato Raw en tus fotos. Pero en este caso aún mas. Una exposición incorrecta en Raw puede ser salvable en un post-procesado de la imagen. Si te pasas con la luz en la nieve puedes bajar las altas luces y subir las sombras y viceversa. No olvidemos que los Raw contienen mucha más información que los archivos JPG y por tanto nos dan más versatilidad a la hora de corregir nuestra imagen.

El balance de blancos es también un aspecto que se ve muy influenciado por culpa de la nieve. Tiñendo nuestras fotos de un color azul muy poco real. Pero tiene muy fácil solución: Usar el balance de blancos manual. Usa un modo manual en el que puedas elegir la temperatura o ajustar el blanco sobre la nieve blanca donde incida la luz de la escena. Si tu cámara no dispone de este modo, no te preocupes, la mayoría de ellas incluye una opción de fotografía en la nieve en los modos automáticos.

Siempre podremos probar a editar nuestra foto en blanco y negro, con ello resolveremos cualquier problema de color, disminuiremos los elementos que hagan “ruido” sobre nuestra foto y centraremos la foto en lo importante, crearemos un efecto melancólico en ella… ¿Quién sabe?, lo mismo una fotografía que no funciona en color, sí que lo hace en blanco y negro.

Luz

El invierno se caracteriza por tener días nublados y grises, pero lejos de desanimarnos a echar fotos, es una gran oportunidad para ponernos a prueba como fotógrafos.

Las nubes filtran la luz y hacen que sea mucho más uniforme, por tanto no saldrán sombras duras como cuando hace un día muy soleado. Esta luz es ideal para hacer retrato, ¡haz la prueba!

Fotos en invierno

Es muy importante controlar el balance de blancos para que las fotos no tiendan a un color azulado, podéis hacerlo manualmente o usar un pre-ajuste automático de vuestra cámara, modo nubes.

En invierno hay menos luz a lo largo del día, eso nos puede permitir jugar con largas exposiciones. Sal a pasear con tu trípode o apoya la cámara en una superficie estable y aumenta el tiempo de exposición y cierra el diafragma, conseguirás un efecto muy chulo: una preciosa iluminación y unos objetos borrosos que parece que se mueven.

Truco: prueba a hacer una larga exposición a un río, el agua en movimiento saldrá con textura de seda y le dará un toque muy original a tu foto.

Fotos en invierno

Vegetación

La época dorada para las fotos de vegetación es la primavera, pero el invierno puede llegar a ser igual de impactante y único, solo hay que saber dónde mirar.

Aprovecha las primeras horas del día, el rocío de la madrugada es perfecto para tomar fotos macro. Si en cambio por la noche ha bajado mucho la temperatura el rocío estará congelado y podrás hacer fotos muy originales de plantas escarchadas.

Fotos en invierno

Rompe las reglas

Que sí, que la regla de los cuatro tercios, la línea del horizonte, la exposición correcta…

Normas, muchas normas que no tenemos que tener miedo a romper. Porque muchas veces una foto es una historia o una emoción que llega con más fuerza por lo que representa que por lo correcta que sea técnicamente.

Por tanto, fotografía mucho, equivócate y llena tu tarjeta sin compasión. La era digital permite borrar con solo pulsar un botón 😉

Imprime tu foto

¿Y si ya hemos conseguido la foto perfecta?

No hay nada mejor que compartir esa foto que tanto te ha costado hacer y que te permite fardar delante de tus conocidos.

Entra en la web de HOFMANN y pon tu foto en un cuadro como un elemento decorativo para tu casa.

Fotos en invierno

O envía una postal personalizada con una foto de un paisaje invernal espectacular, o ¿por qué no llevar la foto que tanto te gusta en el móvil? Ponla en una carcasa ideal para llevarla en estos días de invierno.

Porque después de conseguir una buena foto, no hay nada mejor que tenerla en formato físico, para que ese recuero perdure para siempre.

By nachouve