Fotografía con malas condiciones de luz_Destacada

Consejos fotográficos para cuando no hay buena luz.

Hemos contado un millón de veces que uno de los parámetros más importantes para obtener buenas fotos, por no decir el más importante, es la luz. Sin ella, incluso el fotógrafo más avanzado tendrá problemas para obtener una buena foto. Claro que tarde o temprano nos vamos a encontrar con situaciones donde la luz no está por la labor de ayudarnos a conseguir una buena foto.

Las situaciones más comunes donde la luz va a convertirse en un problema se pueden resumir en dos: o hay poca luz o hay demasiada luz. También existe la posibilidad adicional de que la posición de la fuente de luz sea un incordio, pero para eso también hay soluciones. Por ello os damos una serie de consejos fotográficos para cuando no haya buena luz.

 

Iluminación escasa

Si la iluminación es escasa, por ejemplo en una habitación con poca luz,  lo cierto es que no hay muchas opciones que podamos manejar. Podemos usar objetivos de mayor apertura de diafragma (más luminosos) pero con la pega de que son más caros. También podemos, siempre que el objeto esté inmóvil, usar una velocidad de disparo más lenta (½ segundo por ejemplo), permitiendo que una mayor cantidad de luz llegue al sensor. Para ello, será muy aconsejable usar un trípode o un firme punto de apoyo. La última solución técnica es incrementar la sensibilidad ISO del sensor. Por encima de 6.400 ISO la cámara captará la escena con tan solo la luz de una vela, pero a cambio sacrificaremos nitidez, perderemos colorido y obtendremos un notable incremento del ruido. Como vemos toda solución trae consigo un sacrificio, pero podemos abordar el problema con otras soluciones lejos del control de la cámara.

Fotografía larga-exposición

Fotografía con larga exposición

Fotografía con-tripode

Fotografía con trípode

Incrementar, mejorar o redirigir la luz existente es una opción válida cuando se dispone de material adecuado. Por ejemplo, una simple hoja de papel blanco situada adecuadamente puede funcionar como reflector de luz y conseguir que parte de esa escasa iluminación rebote y se dirija de nuevo al objeto principal. Y quien dice una hoja en blanco, dice una cartulina, una tela e incluso un espejo. Bodegones y retratos sencillos de interior pueden beneficiarse de este truco.

 

Exceso de luz

Del mismo modo, si el problema es el exceso de luz o que la luz procede de un punto crítico (por ejemplo contraluces), siempre se puede crear un parasol o toldo que reduzca la intensidad de la luz. Incluso si jugamos bien nuestras cartas, una luz fuerte en una mala posición puede convertirse en una fuente de luz que, rebotada, nos permita iluminar mejor la escena. Para ello suele ser necesario un elaborado sistema de reflectores y parasoles. Si alguna vez habéis visto una producción de fotografía de moda, sabéis de lo que estamos hablando. No es la solución ideal pero si no hay más remedio se puede tener en cuenta.

Foto con exceso de luz

Foto con exceso de luz

Foto con exceso de luz_corregida

Foto con corrección de exceso de luz

Luz incordiante

Por último, nos quedan las soluciones más evidentes y a veces las más sencillas. Si la posición de la luz nos fastidia la foto… ¿qué tal si cambiamos la posición de la luz? Vale, puede que solo se pueda hacer en unas pocas situaciones, de las cuales excluimos todas aquellas en las que el sol es la fuente de luz. Entonces ¿qué tal si cambiamos la posición del sujeto a fotografiar? Tal vez moviéndolos un poco -o un poco más- logremos que la luz incida de una manera mucho más agradable para nuestros propósitos. Lógicamente este método no es válido para objetos inamovibles como monumentos y similares. Nos queda pues la última bala ¿y si cambiamos nosotros de posición? Si no podemos mover ni  la fuente de luz ni el objeto, solo nos queda probar a mover el punto de vista. Es muy posible que con un cambio de posición veamos las cosas mucho más sencillas.

Foto sin cambio de posición

Fotografía sin cambio de posición

Foto con cambio de posición

Fotografía con cambio de posición

Por supuesto, siempre nos queda intervenir activamente en la escena añadiendo algún tipo de iluminación adicional o incluso un flash. Esta opción bien utilizada, sin duda, resuelve muchos problemas en situaciones como fiestas, reuniones familiares o celebraciones. Un truco sencillo es usar el modo flash de relleno que combina la luz ambiente con un destello de baja potencia del flash. Así se consigue una iluminación más natural y cálida en vez del típico flashazo que deja a todo el mundo con cara de borracho o delincuente.

Fotografía sin flash

Fotografía sin flash

Fotografía con flash

Fotografía con flash

Sin duda, aprender a lidiar con este tipo de escenas siempre es un reto, pero también es una excelente oportunidad para comprobar nuestros conocimientos fotográficos y lo hábiles que podemos llegar a ser para obtener buenas fotos. Después viene lo más sencillo, como seleccionar las mejores tomas para hacer copias con el revelado digital de Hofmann y demostrar a las amistades el gran fotógrafo que somos.

 

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD