viajar-con-niños-destacado

Consejos para viajar con niños.

Os he de confesar que yo soy de las que piensa que “hasta que mis hijos no se enteren de lo que estén viendo, viajo sin ellos”. El único viaje que he realizado con ellos fuera de esta premisa ha sido para ir a esquiar y que aprendieran este deporte, pero es otro tipo de viaje. Aunque, la verdad es que, me sirve para contaros un par de trucos para viajar con niños en coche.

Nos cruzamos cada año toda España, Galicia-Andalucía, así que os podéis imaginar que tengo varios trucos:

  • Salir lo más temprano posible. Tus hijos te odiarán, pero los metes en el coche y se vuelven a dormir del sueño que tienen, lo que te da unas dos horas o dos horas y media para ir avanzando.
  • Guarradas varias: comida, chuches, gusanitos, patatas fritas, etc. Cualquier cosa con tal de que estén entretenidos otro rato y siempre mucha agua.
  • Los juegos de toda la vida: palabras encadenadas, coche amarillo (hay tan pocos que cuando alguien ve uno grita, ¡COCHE AMARILLO! y obviamente gana el que más haya visto).
  • La última adquisición ha sido el BINCO.  En una hoja de papel se ponen imágenes de cosas que verás por la carretera, tipo toro de Osborne, gasolinera, una vaca, etc. Se puede cantar línea o Binco como en el de verdad.
  • Lo de parar para estirar las piernas ni lo tengo que decir supongo.
  • La Play, DVD, iPad… A muchos no os gustará pero os dan también unas horas de margen.

¿Y si el viaje es en avión u otro medio de transporte?

Cruzamos el charco por primera vez este año con los niños. Creí que no sería fácil tantas horas de avión.

Realmente los consejos durante el viaje son los mismos, dejad que se descalcen y se pongan cómodos. El avión tiene pelis, los juegos que les puedas llevar, comida (la misma que para el coche, gusanitos, patatas, chocolate y fundamental chicles para el dolor de oídos al aterrizar que nunca se sabe), libros para pintar, cuentos, etc.

Pero estos viajes si requieren la emoción de la preparación previa.

En nuestro caso el destino fue Nueva York,  tenemos familia allí así que nos fuimos a verlos.

Lo primero que hicimos fue comprar una guía para niños de Nueva York. Personalmente, las de Lonely Planet me parecen muy buenas (las hay de muchas editoriales), son mucho más visuales que las de mayores y las escriben en un lenguaje que ellos entienden.

viajar-con-niños-5

viajar-con-niños-4

viajar-con-niños-3

Explícales antes de ir lo que van a ver. Enséñales en un mapa el país, vamos, nada que no harías si fueses solo de viaje: ¡prepararte!

Hazles un diario y llévales una libreta donde ellos puedan ir anotando todo lo que han visto o peguen alguna entrada de algún museo. La cuestión es que, además de las fotos (que habrá millones seguro), un diario es perfecto para recordar el viaje.

viajar-con-niños-7

viajar-con-niños-8

viajar-con-niños-6

Realmente, la preparación del viaje forma parte de la emoción de viajar, los nervios, ese “¿no sé qué me espera?”… es impagable y con los niños más.

Es otro ritmo, debes ir al ritmo de los niños, no puedes pretender ver Nueva York como una pareja de solteros. Tienes que buscar actividades que les gusten a ellos. Los tiempos son más cortos, ya que tú puedes andar muchos kilómetros pero ellos no. Las paradas técnicas son fundamentales: que si un chocolate caliente, que si en este banco se está genial mirando tal cosa, que si vamos a situarnos en el mapa, contarles la historia de lo que están viendo.

viajar-con-niños-2

viajar-con-niños-1

Nosotros por ejemplo cogimos el típico bus turístico que puedes subir y bajar  y así ellos no se cansaban tanto.

Antes de viajar infórmate bien de si tienes descuentos en cosas por ir con niños. Reserva cosas que veas que puedan salir más baratas, las propias páginas de turismo de los países suelen ser bastante buenas para eso.

Lee blogs de viajes, siempre ayudan. Somos infinidad de bloggers los que viajamos con niños y luego contamos lo que hicimos bien y mal, así que lee mucho, mucho.

Y como último consejo para viajar con los niños solo se me ocurre uno, DISFRUTAD mucho, mucho, porque ver una ciudad a través de los ojos de tu hijo no tiene nada qué ver.

By: Lucía Sández @babybaballa