Crea tu álbum Hofmann: el más bonito.

Desde que han llegado las cámaras digitales a nuestras vidas cada vez es más difícil que tengamos las fotos en papel. Seamos realistas, nos da una pereza horrible ir a la tienda a que nos las revelen, por muy bonitas que sean.

Yo personalmente descubrí los álbumes Hofmann y fue la solución. Hacen especial un álbum que tenía que hacer hasta hace no muy poco.

Cada año dos familias nos reuníamos en el mes de mayo, ya que era el cumple de las abuelas, o más bien bisabuelas, y nos íbamos un fin de semana juntos a comer, básicamente, y a celebrar sus cumples y los del resto de los que cumplen en mayo, que la verdad son unos cuantos. Bueno, la cuestión, que soy muy dada a irme por las ramas, es que el primer año les regalamos un álbum familiar con fotos de todos nosotros, unas 30 o 40 personas, y les gustó tanto que quedó instaurado el “álbum de las abuelas”. Y adivinad a quién le tocaba. Sí, a mí.

album-1-620

album-2-620

Cada año lo hacía con gusto para ellas porque, aunque tenían otro regalo, si el álbum no estaba, la que nos caía encima… Las fotos, salvo el primer año, siempre eran las del viaje del año anterior. Yo me pasaba el fin de semana detrás de la cámara haciendo fotos a todos para que el año siguiente no faltase nadie. Por supuesto, ya os podéis imaginar quién no salía nunca en esas fiestas. Menos mal que mi padre de vez en cuando se daba cuenta y, él, que es buen fotógrafo, me decía: “Anda, dame la cámara que tú también eres de la familia, guapa”.

álbum abuelas

Lo que más recuerdo es que siempre que nos despedíamos, la que no era mi abuela (pero como si lo fuese) y a la que veía menos, siempre me repetía lo mismo: “El año que viene lo volveremos a tener, ¿no?”. Sí, claro, por supuesto. Y siempre, todos los años, pedíamos los álbumes familiares durante este mes de mayo para nuestras abuelas.

Porque esto engancha y al final una vez que estaban hechos todo el mundo quería su álbum Hofmann y llegaba a pedir hasta seis copias del mismo álbum.

By: Lucía Sández @babybaballa