Desenfoque Destacada

Mejora tus fotos con el truco del desenfoque.

En uno de los primeros post de este blog estuvimos aprendiendo algunos trucos con los que mejorar nuestras fotos controlando la velocidad de disparo de la cámara. Pero existe otra herramienta creativa igual de importante y que la gente no suele aprovechar casi nunca: la profundidad de campo o zona de desenfoque.

Aunque a todos nos gusta que nuestras fotos estén perfectamente enfocadas, en ocasiones jugar con la zona de desenfoque no solo ofrece resultados sorprendentes y creativos, también sirve para resaltar más aún la zona de interés que queda enfocada. Pero antes de ver dónde y cómo aplicarlo, vamos a ver de qué estamos hablando.

Desenfoque

¿Qué es eso de la profundidad de campo y cómo se controla?

Seguro que todos hemos visto retratos, bodegones o cualquier otra foto con objetos a distintas distancias, en la que el sujeto principal está perfectamente nítido, mientras que el resto está como difuminado (generalmente se plasma como puntos de luz de bordes difusos y de diferente tamaño). La amplitud de esa zona y cantidad de desenfoque puede ser controlada por el fotógrafo seleccionando la apertura adecuada del diafragma. Básicamente se puede resumir en que si se usa un diafragma grande (un f/2 por ejemplo) el desenfoque será notable, excepto en el plano de enfoque seleccionado. En el otro extremo, si se selecciona un diafragma pequeño o cerrado (un f/16), el desenfoque será mínimo haciendo que casi toda la escena parezca enfocada. En la profundidad de campo también juega un papel importante el tamaño del sensor, cuanto más grande, mejor. Pero esta explicación daría para otro par de post y no os queremos liar.

Desenfoque

Desenfoque

Una vez aclarado el concepto de la zona de desenfoque cabe preguntarse, si nos gastamos un dineral en comprar los mejores objetivos para que todo salga súper nítido ¿por qué voy a querer desenfocar nada? Pues la respuesta es sencilla y tiene un cierto toque artístico. Si quieres resaltar un objeto de una imagen, jugar con el diagrama te permitirá desenfocar el fondo para que resalte más la zona de interés. Un truco sencillo y muy efectivo. Por supuesto, si la escena requiere maximizar la zona de nitidez nada mejor que ir al otro extremo y usar la técnica hiperfocal, que viene siendo algo así como que todo sale enfocado con el diafragma suficientemente cerrado.

Desenfoque

Las escenas donde usar la profundidad de campo resulta más notable son, como hemos comentado al principio, todas aquellas que tienen objetos a diferentes distancias. Los retratos, donde el sujeto principal está delante del fondo, son ideales para ir practicando el desenfoque del fondo (si además tiene algún punto de luz verás lo bien que queda). Los bodegones también son un excelente tema para aplicar el desenfoque, así como paisajes, deportes y naturaleza, y en general cualquier tema que tenga un fondo y un sujeto principal. Además, si el objetivo tiene un diafragma muy abierto, puedes incluso llegar a crear zonas más enfocadas que otras, dentro del mismo objeto. Por ejemplo en los retratos, hay una técnica que enfoca solo los ojos, mientras que el resto de las facciones se van difuminando a medida que están por delante o por detrás del plano focal de la mirada. Por cierto, no olvides que no solo se pude desenfocar el fondo, también puedes desenfocar el primer plano y hacer que la zona de enfoque esté en los planos más lejanos.

Desenfoque

Pero atención, hay que saber dos cosas importantes al respecto.

  1. La apertura del diafragma afecta directamente a la cantidad de luz que llega al sensor, es decir la exposición, así que hay que tenerlo en cuenta a la hora de combinarlo con la velocidad de captura y la sensibilidad ISO para obtener una exposición correcta.
  1. La segunda cosa es que si te gusta el efecto de desenfoque -los expertos lo llaman bokeh– vas a descubrir que los mejores objetivos para conseguirlo son los que tienen una apertura más grande -un f/1,2 o f/1,8-. La mala noticia es que estas ópticas, apodadas ‘luminosas’ porque permiten captar más luz, son también más caras.

a

Adicionalmente, has de saber que el auténtico control de la profundidad de campo solo es efectivo en cámaras digitales de tamaño medio y grande (mirrorless y réflex). Por suerte algunos móviles -especialmente los de alta gama- se han inventadofunciones que simulan el efecto de desenfoque, pero lo hacen por software, lo que puede dar el pego, pero no siempre da tan buenos resultados.

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD