Ruta en moto_Destacada

Ruta en moto por la Sierra de Madrid.

Aunque el buen tiempo haya terminado, una ruta en moto sigue siendo una genial alternativa para el fin de semana. Excepto si hay lluvia, cualquier estación del año es buena para coger la moto e irte a pasar el día a la sierra con los amigos. Rutear sin rumbo y acabar en algún pueblo o rincón perdido es una de las cosas que más me gusta hacer cuando cojo la moto y no hay hora de vuelta.

Ruta en motoQuedar con amigos e irnos de escapada motera a la sierra es lo que hicimos hace bien poco. Cada uno con su moto, en este caso clásicas, Triumph, Harley, Moto Guzzi, Honda, Ducatis… Cogemos la autopista y ponemos rumbo a la Sierra de Madrid para hacer una de las numerosas rutas que hay. Con carreteras seguras y muy divertidas.

Una de nuestras preferidas es la ruta por las Lagunas de Peñalara. Aquí evitarás el tráfico de motos masivo que hay los fines de semana en puertos como el de la Cruz Verde, aunque si sale el sol, es fin de semana y no hace muy mal tiempo, habrá motoristas igualmente.

Ruta en motoVamos a la provincia de Segovia, muy cerca de Madrid. La distancia es de aproximadamente 120 Km y recorremos el Parque natural de Cumbre, Circo y las Lagunas de Peñalara.

Es una ruta preciosa en la que se pasa (y se puede parar a tomar algo) por localidades como San Ildefonso, la pradera de Navalhorno, Navacerrada, Rascafría, Lozoya, Navafría…

Ruta en motoEn Navacerrada, la carretera C-604 es especialmente divertida en dirección al Parque de las Lagunas de Peñalara. Este parque es muy famoso, visitado por turistas, moteros y viajeros por su belleza e increíbles vistas, su punto central de visitas es el Puerto de Cotos.

Carreteras con curvas y cambios de rasante muy divertidos. Sin cometer infracciones de tráfico, ni adelantamientos peligrosos, ni superar la velocidad permitida. No es necesario, estamos disfrutando del paisaje y de nuestras motos.

Ruta en motoDejamos atrás el parque de Peñalara y vamos rumbo a Rascafría. Antes de llegar hacemos la primera parada gastronómica para disfrutar las famosas croquetas en el restaurante Pinosaguas de la zona de La Isla (muy cerquita del mirador del monumento al Guarda Forestal). Son una delicia, las tienen de boletus y cabrales, pero las clásicas (jamón, pollo, cocido) son sin duda las más ricas. Hacen también unos torreznos increíbles.

Seguimos y entramos en Rascafría. Allí paramos para reponer fuerzas. Nos despojamos de cascos, guantes, chupas de cuero y pañuelos para el cuello y nos disponemos a disfrutar de un merecido aperitivo en “Tascafría”, tapitas de aperitivo muy elaboradas y el sitio con encanto, mezclando estilo rústico (vigas de madera, muebles castellanos) con detalles modernos como paneles de cristal, ladrillo blanco, etc… Los dueños son muy majos.

Ruta en motoPara comer, El Barondillo, está nada más entrar al pueblo bajando por Cotos a la izquierda. No es barato, pero la cocina merece mucho la pena: asados, carnes…

La vuelta a Madrid la hacemos por el puerto de la Morcuera. Una maravilla de lugar perfecto para rutear con las motos. Por allí llegaremos a Miraflores de la Sierra, Soto del Real y Colmenar Viejo, donde tomaremos la autovía rumbo a Madrid.

Como consejo para estas rutas os diré que siempre que podáis repostéis, aunque no estéis con la reserva es mejor que no apuréis hasta el último momento. Ropa segura, ajustada para que no nos moleste el viento, cascos integrales, si son abiertos muy importante llevar visera protectora para no comernos todos los insectos de la carretera. Guantes con protección y botas, nunca zapatillas de deporte. Aunque nuestra conducción no es deportiva nunca está de más tomar precauciones.

Ruta en motoEsta ruta ha sido corta, de un día, pero las hay más largas, rutas de una semana en las que puedes acampar y estar en contacto directo con la naturaleza. Algo a lo que no todo el mundo está dispuesto a ciertas edades, pero que os recomiendo hacerlo al menos una vez.

Y como siempre, hay que llevar encima la cámara de fotos. Inmortalizar cada momento. No hay que obsesionarse con las fotos, pero hay dejar inmortalizados paisajes y escenas tan auténticas y tan fotogénicas como un mirador donde estén todas las motos aparcadas, un amigo tomando una curva, o esa comida en la que te echas unas risas antes de volver a la carretera.

By: Rai Robledo @RaiRobledo