Entradas

crear buenas composiciones

Consejos para crear buenas composiciones con colores vivos

Ahora que los meses de frío están cada dez más cerca, es el momento de salir a que nos dé el solecito dando un buen paseo por el campo.

Y como no podía ser de otra manera, saldremos con nuestra cámara en la mochila, ¡dispuestos a tomar unas fotos increíbles!

Hoy os vamos a dar unos pequeños consejos de color y composición para que vuestras fotos en el campo luzcan como las de un profesional.

Equipo

Vamos a empezar  hablando por encima del equipo necesario, cualquier cámara nos va a servir, pero no están demás unas recomendaciones para todos aquellos que quieran ir a por todas:

  • Trípode: perfecto para hacer largas exposiciones y poder jugar con la velocidad de obturación y el diafragma y así conseguir un enfoque al infinito.
  • Cámara con modo Bulb: Unido al trípode puede darnos mucho juego. Bulb significa que la cámara hará una fotografía de larga exposición (mantendrá el diafragma abierto mientras nosotros mantengamos el dedo puesto en el disparador). Todas las cámaras réflex disponen de este modo e incluso la mayoría de las compactas avanzadas. Y si no queremos dejarnos el dedo pegado a la cámara durante demasiado tiempo podemos hacernos con un disparador remoto, los hay de muchas clases y precios.
  • Filtros de densidad neutra: Son filtros que se acoplan al objetivo y sirven para controlar la luz que pasa al sensor. Para que nos entendamos, son como unas gafas de sol para vuestra cámara. Con ellos, si hace un día muy soleado podremos tener más flexibilidad a la hora de variar los valores de apertura y tiempo de exposición.

crear buenas composiciones

Luz y color

Es muy importante elegir la hora a la que vamos a tomar la fotografía. Sabemos que eso no siempre es fácil, pero siempre que podamos, intentaremos ir a las horas que mejor nos funcionen para tomar el tipo de foto que queramos.

Intentaremos evitar el medio día, sobre todo cuando hace mucho sol, porque genera contrastes muy fuertes en las fotos, que no siempre quedan bien.

Por regla general los mejores momentos para tomar las fotos son el amanecer y el anochecer, es cuando la luz es más suave y uniforme, llena de matices. Pero no es una regla que valga siempre, dependiendo del sitio, hay que saber adelantarse a los acontecimientos y valorar qué es lo que funcionará mejor. Ir a diferentes horas del día a un mismo sitio nos puede dar diferentes puntos de vista interesantes solo por la diferencia de luz.

Si vas a estar varios días en un mismo sitio mira la previsión meteorológica para saber cuándo es mejor salir a tomar fotos.

nacho uve fotografiar campo

En días de sol y nubes con una iluminación que varía continuamente de intensidad es importante manejar bien el modo manual para no sobre o subexponer las fotografías. En este caso os recomendaría usar un modo semi automático donde la cámara haga su propia medición y ajuste. (Los modos AV, TV, P, S… dependen de la marca de tu cámara. Consulta el manual para saber cómo usarlos)

Cuando la iluminación adquiere algún color predominante a causa de la luz de ese momento ten cuidado con el balance de blancos automático, puede no ser muy fiel a la realidad. Así que mejor hacerlo uno mismo o hacer las fotos en formato RAW para poder cambiar el color en el procesado.

Composición

  • El horizonte: Es el elemento más importante en la fotografía de paisaje y a su vez el gran ignorado. Todo manual te dirá: el horizonte va en el centro de la imagen. Ante esa afirmación hay un gran PERO, y es que en el centro sí, pero depende. Miremos más allá, analicemos la imagen por completo y veamos dónde está el foco de atención de la imagen. Tenemos un cielo precioso de atardecer con nubes teñidas de rojo. ¿Para qué quiero sacar el suelo que casi no se ve con la poca luz que hay a esas horas? Dejemos el horizonte bien abajo, donde el cielo ocupe más espacio y se luzca. Por el contrario, el cielo es plano y no nos dice nada, pero el reflejo del lago es maravilloso, con un reflejo alucinante de la montaña del fondo. Pues en este caso subamos el horizonte y discriminemos el cielo soso.

nacho uve fotografiar campo

  • Primer plano: Introduce un elemento de referencia en el primer plano, con ello conseguirás dotar de profundidad a la imagen. Baja la cámara al suelo y haz pruebas desde ahí.
  • Contrastes: Busca los contrastes en la imagen. Luces y sombras, colores complementarios, elementos dispares, todos ellos le darán fuerza a tu imagen.
  • Líneas: Como antes os expliqué, hay que mirar el conjunto de la imagen, cuáles son las líneas predominantes, juega con ellas y la composición. Según ellas podremos decidir la dirección de nuestra foto, horizontal o vertical.
  • Detalles: Fíjate en los detalles del paisaje, qué es lo que lo caracteriza. A veces mirar cerca dice mucho más que un paisaje sin más. Vegetación típica, fauna…

nacho uve fotografiar campo

nacho uve fotografiar campo

  • Proporción: Cuando el motivo principal de la foto se encuentra en un sitio indeterminado añade otro que ayude a situar al espectador. Una persona o un objeto cualquiera permite comparar e imaginarse la proporción de los elementos de un paisaje.

nacho uve fotografiar campo

Ya estás preparado/a para realizar preciosas fotografias durante tus escapadas 🙂 Antes de irnos te vamos a dar un último consejo: elige tus fotos favoritas y disfrútalas siempre que quieras en un álbum digital maxi 29 x 29 cm. ¡Encuadernación de lujo para mantener vivos tus mejores momentos!

By nachouve

15 consejos para fotografiar a los niños al aire libre esta primavera

Llega la primavera y, con ella, las salidas al aire libre con los peques. Los campos verdes llenos de flores, las visitas a monumentos, los paseos por jardines, las rutas en la naturaleza…

Con tantos planes, es lógico que estemos deseando capturar bonitas instantáneas para inmortalizar el momento: esas carreras divertidas de los más pequeños, su cara de sorpresa al descubrir una fila de hormigas en la tierra…

primavera hofmann

Lo sabemos, no es fácil hacer ese tipo de fotos, especialmente cuando los niños son pequeños. Hay un momento en sus vidas en el que siempre miran a la cámara, cuando son bebés y cada cosa que se mueve, sobre todo si tiene alguna lucecita, les sorprende y les hace no perder detalle.

Sin embargo, una vez superada esa fase, ocurre todo lo contrario: escaparán de vosotros aunque sea porque eso les asegura que les perseguiréis intentando captar ese momento que no queréis olvidar. Es el comienzo de su juego.

Por eso queremos daros algunos consejos para hacer fotos al aire libre a vuestros peques:

1- Pasadlo bien los dos mientras hacéis las fotos. No hagas que el niño pose quieto y sonriente. Esto nunca funciona con niños pequeños. Hazle sonreír, capta su atención y si sois ambos los que lo estáis pasando bien, tu risa se verá reflejada en su mirada. Ambos estaréis en una misma imagen.

2- Para aumentar las posibilidades de éxito, utiliza velocidades altas en la cámara y aún mejor si puedes hacer las fotos en modo de disparo continuo. Así tendrás más opciones para que alguna de las fotografías no salga movida. Todo un reto para cualquier fotógrafo, especialmente teniendo en cuenta que los peques… ¡no paran!

3- Sean fotos al aire libre o en el interior, evita acercarte demasiado al niño para que no se agobie con la cámara demasiado cerca. Elige un objetivo 55-200 para captar detalles sin necesidad de acercarte mucho.

4- Baja a su altura y mírale a los ojos. Los picados y contrapicados no suelen ser muy favorecedores. Aunque los niños están guapos siempre, eso es una verdad universal, estarán aún más arrebatadores si les miras de igual a igual.

primavera hofmann

5- Aunque quieras captar el paisaje, prueba siempre algún retrato. Te sorprenderán los resultados de los retratos al aire libre. Son maravillosos, especialmente con los peques.

6- No esperes a que te mire directamente. ¿Quién dijo que tuviera que hacerlo? Los retratos son también maravillosos cuando el modelo no está mirando a la cámara. Capta su mirada, sus sorpresas, que el espectador se pregunte qué es lo que estaba viendo con esos ojitos puede ser el principio de una historia…

7- Evita que el niño esté de cara al sol y las horas centrales del día. El mejor momento para hacer fotos con niños al aire libre es el atardecer, con una luz natural más suave. El amanecer también es un buen momento, pero un niño con sueño no es el mejor modelo así que… ¡solo nos queda la tarde!

8- Disfruta del paisaje y, si puede ser, que el peque lleve un conjunto más bien neutro de colores complementarios al paisaje que quieres utilizar. No le pongas pantalones verdes, por ejemplo, si quieres hacer fotos en una pradera.

9- Si no puedes evitar esas horas centrales del día, intenta que el peque lleve ropa azul o roja que matiza el exceso de luz, pon tu cámara bajo una sombra, que sea el niño quien la reciba y prepárate para retocar u obtener sobreexposiciones. Puede ser un recurso genial para unas fotos originales y muy chulas.

10- Llévale algo que le guste, un juguete con el que sepas que va a interactuar y que se vea bien en las fotos. Evita muñecos pequeños que te costará captar en la imagen, pero asegúrate de tener un as bajo la manga. Así, si se cansa (se cansará antes que tú, seguro), tendrás alguna segunda oportunidad para conseguir la foto ideal.

11- No vayas solo. Intenta ir con otro adulto o con más niños. Así será más entretenido y hay más posibilidades de éxito. Jugar con alguien que no suelta la cámara no suele ser muy divertido.

12- No tengas miedo de experimentar y retocar. Si haces las fotos en RAW, siempre podrás tocar los parámetros.

13- Elige fondos sencillos. Verás como merece la pena.

14- Si puedes, sal a la naturaleza. Seguramente allí tendrás las mejores instantáneas.

15- Si el niño se cansa, no insistas. No hay nada peor que un niño escarmentado. Será mucho más difícil tener éxito en próximas sesiones si guarda un mal recuerdo de la anterior. Fotos y niños, siempre deberían ir acompañadas de diversión.

primavera hofmann

De entre todas las imágenes que conseguirás, seguro que hay alguna que os encanta. Para esas imágenes especiales, os recomendamos imprimirla en un lienzo Hofmann de gran tamaño sobre bastidor de madera. Se pueden elegir los laterales impresos o en blanco, la anchura del bastidor, el tamaño… Será un elemento ideal para decorar vuestra casa o como regalo.

By Mama tiene un plan

Reglas de la composición_Destacada

La composición: Reglas y recomendaciones

Muchos fotógrafos y escritores coinciden en lo importante que son las reglas de composición y su dominio… para poder romperlas. Y no están exentos de razón, porque ambas disciplinas creativas requieren de un cierto conocimiento del lenguaje, ya sean palabras o imágenes, para poder potenciar los resultados finales. Después, si ya eres un genio del tema, siempre podrás romper esas reglas de forma que el mensaje sea aún más destacable.

Pero volviendo al inicio. La fotografía comparte buena parte de las reglas de composición con otra expresión artística, la pintura. No en vano las dos muestran una imagen bidimensional sobre una superficie enmarcada. Desde ese punto de vista la composición geométrica (más o menos clásica) tiene una gran importancia. Adicionalmente la fotografía utiliza otros recursos que permiten jugar con una composición más elaborada gracias a funciones como la profundidad de campo e incluso de forma más avanzada con el movimiento.

Así pues, podemos comenzar con algunos consejos básicos e ir creciendo con recomendaciones algo más avanzadas que nos permitirán obtener fotografías más elaboradas.

 

Horizonte sin inclinación

Los horizontes, y en general las líneas horizontales, deben estar siempre (valga la redundancia) en horizontal. El sentido del equilibrio visual rápidamente se dará cuenta de una foto torcida y eso puede echar a perder una buena composición. Esto es especialmente importante en las fotos panorámicas.

Solo en casos en los que queramos aportar cierto dinamismo a la imagen nos podemos saltar esta regla, pero primero hay que aprender a dominarla bien.

Reglas de la composición: horizonte

Regla de los tercios

Una de las reglas de oro en composición pictórica es la regla de los tercios. La superficie de la imagen se divide imaginariamente mediante dos líneas horizontales y dos verticales equidistantes, creado tres subdivisiones en ambos ejes. Los puntos de confluencia de estas líneas suelen ser buenas zonas donde situar los puntos de interés de la imagen.

Esto significa por ejemplo que al fotografiar un paisaje no se debe poner el horizonte en el centro sino un poco más arriba o un poco más abajo (coincidiendo con una de las líneas de tercios).

Lo mismo ocurre por ejemplo con los retratos. Es preferible que el sujeto esté situado en alguno de los cuatro puntos de unión a que esté perfectamente situado en el centro de la imagen.

Regla de los tercios

Regla de los tercios

Centro de interés enfocado

Una de las mejores herramientas que tenemos para componer es la posibilidad de definir cuál es el punto de interés de nuestra imagen mediante la selección de enfoque. Usando un diafragma abierto -la profundidad de campo se reduce- podemos seleccionar uno o varios objetos para que queden perfectamente enfocados frente al resto, que parecerán desenfocados.  En este caso será muy importante situar adecuadamente la posición de las zonas enfocadas y desenfocadas, usando por ejemplo la regla de los tercios.

Reglas de la composición: desenfoque

Encuadre equilibrado

La selección del encuadre es un punto clave. Decidir qué es lo que entra en la imagen y lo que se queda fuera es siempre una difícil decisión, pero alguien tiene que hacerla y ese es el fotógrafo, es decir tú.

Añadir muchas cosas en una imagen no siempre es bueno, ya que puede distraer demasiado la atención sobre lo que es realmente importante. Es preferible reencuadrar y crear una composición con menos elementos y buscar que exista un juego geométrico entre ellos (algo que veremos más adelante con las rectas y las curvas).

Cuando ya domines este punto puedes jugar con usar cada vez menos elementos en la imagen y aprender a combinar el “espacio vacío” como elemento de la imagen.

 

Rectas y curvas

Las rectas y las curvas son como los ladrillos y el cemento de la composición, son piezas básicas que hay que saber combinar. La mayoría de los objetos que tenemos delante de la cámara muestran claramente una forma curva o recta y saber buscar una equilibrada combinación de ambas, aunque sea muy sutil, es la clave definitiva para obtener una buena fotografía. Incluso en las fotografías que aparentemente sean más caóticas, debe existe una estructura de líneas, ya sean rectas, curvas o una combinación.

Reglas de la composición: diagonal

Reglas composición: curvas

¿Sueles seguir algunas de estas reglas de la composición o prefieres romperlas?

 

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD

La mejor luz para hacer fotos_Destacada

Dónde y cuándo encontrar la mejor luz para la fotografía perfecta.

Siempre queda muy elaborado empezar un artículo remitiéndose a la raíz etimológica de una palabra, así que aquí no vamos a ser menos. El término fotografía procede del griego φως (phōs, «luz»), y γραφή (grafḗ, «conjunto de líneas, escritura»), que, en conjunto, significa “escribir con la luz”. Una vez cumplida la labor cultural pasamos a la práctica y es que si la cámara es la herramienta que dibuja, lo importante es encontrar algo que dibujar, es decir la luz. Y ahí es donde comienza la diferencia entre una buena foto y una mala, en la luz escogida. Luego, lo fácil es escoger en qué producto Hofmann plasmaremos nuestras mejores imágenes.

La luz, la materia prima de la fotografía, puede ser natural o artificial, directa o indirecta, pura o con tonalidades y, en general, ofrece gran cantidad de matices con los que jugar. Casi con cualquier tipo de luz se pueden hacer grandes fotos si se sabe manejar. Pero lo importante es saber dónde y cuándo encontrar la mejor luz, y eso no es tan fácil. Así que aquí van algunas ideas.

Luz y fotografíaLa hora

Si buscamos luz natural, el sol es la fuente de iluminación por definición. Claro que no siempre juega a nuestro favor. Las horas centrales (solares) del día suelen ser las peores porque la luz es más fuerte y genera sombras muy marcadas. Además, el sol suele estar en lo alto con lo cual se genera una iluminación picada que no suele favorecer ni los volúmenes ni las texturas. Por lo tanto, nos conviene evitar este momento o esperar a que pase alguna nube. De hecho, los días nublados o lluviosos tienen una luz excelente ya que es muy difusa y homogénea y solo hay que saber escoger el tema adecuado.

Los amaneceres y atardeceres suelen salir tan bonitos precisamente porque la luz es suave y suele añadir algún matiz de color, además de que su posición no es perpendicular al fotógrafo. Por supuesto si la luz es artificial, da lo mismo la hora. Es otra historia.

Importancia de la luz para hacer fotos

La luz en la fotografíaEl lugar y posición

Lo que se fotografía es importante, pero desde dónde se fotografía es un detalle importante que suele pasar desapercibido. Nunca está de más recordar que debemos tomar el tiempo necesario para buscar una buena posición que aporte una perspectiva interesante, pero también desde donde la luz “caiga” mejor sobre lo fotografiado.

Respecto de la luz, la orientación es importante porque con unas nociones básicas evitaremos luces directas, contraluces o sombras que puedan arruinar nuestras fotos. El sol sale por el este, sube hacia el sur (en el hemisferio norte) y se pone por el oeste, así que sabemos con cierta precisión dónde estará el sol en cada momento y como iluminará la escena. La única pega es que hay que estar allí en el momento adecuado.

La mejor luz para hacer fotosLas sombras (reflectores)

Tan importante es controlar la luz como su ausencia, es decir las sombras. En la mayoría de las ocasiones no se podrán eliminar las sombras, pero con algo de suerte sí podemos modificar la profundidad de las mismas. En aquellas fotos a personas u objetos relativamente cercanos, siempre podemos dirigir un poco de luz adicional -en forma de flash de relleno o con un reflector improvisado- y así reducir el contraste entre las zonas iluminadas y las que caen en sombra.

El uso de luz combinada -artificial y natural- puede mejorar el equilibrio de luces y sombras. Del mismo modo usar difusores como toldos o paraguas, o reflectores como usar una pared blanca cercana o una superficie clara puede ayudar a tener mejor iluminación.

Consejos fotografía

La mejor luz para la fotografíaEl flash

En muchos casos la luz ambiente es muy poca como para obtener una imagen de calidad. Por eso es una suerte que dispongamos de luz artificial. En el caso de la fotografía podemos usar la luz artificial existente o llevar nosotros mismos nuestra propia fuente de luz. Según sea el tipo de foto nos podemos apañar con un sencillo flash o -por ejemplo para una sesión de estudio- podemos necesitar un equipo de flashes o focos más avanzados.

Disponer de un flash puede salvarnos la situación, pero mal usado puede arruinarla aún más. Normalmente el flash suele ser una luz frontal muy potente y su destello puede romper la magia del momento. Por eso es importante saber usarlo adecuadamente. Afortunadamente las cámaras actuales cuentan con avanzados sistemas de medición y son capaces de proyectar solo la luz necesaria, pero aun así la luz del flash aplana los rasgos, crea sombras desagradables y tiene una importante limitación en su alcance.

Lo bueno del flash es que ofrece muchos modos de uso; de relleno, rebotado, difuso, etc. Lo malo es que hay que practicar con él para cuando llegue la ocasión no la fastidiemos.

Trucos fotografíaBy: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD