Entradas

Cómo hacer un buen retrato_Destacada

6 claves a tener en cuenta para hacer un buen retrato.

De las diversas disciplinas fotográficas existentes, el retrato es para muchos la más representativa de lo mejor que puede ofrecer la fotografía. Pero también es una de las temáticas más complicadas de ejecutar de forma destacable. Y es que un buen retrato reúne una buena dosis de control y conocimiento de la técnica fotográfica, y una no menos importante cantidad de sensibilidad y psicología. Solo combinando ambas se logra un retrato excepcional que no solo destaque del resto de retratos de fotomatón, sino que también transmita parte de la personalidad del retratado.

Cómo hacer un buen retrato

 Afortunadamente para nosotros, la parte emocional suele estar de nuestro lado ya que normalmente fotografiamos a nuestros seres queridos, a los que conocemos y que se sienten tranquilos y naturales en nuestra presencia. Lo único que hay que hacer es saber esperar el momento adecuado y no fallar al apretar el botón.

Empecemos con algunos detalles técnicos para terminar con algunos trucos más personales:

 1. ¿Qué cámara y objetivo?

Cualquier cámara con unos controles básicos puede hacer un buen retrato, pero los modelos de objetivos intercambiables ofrecen opciones más favorables, además del control de velocidad y diafragma. Lo más importante es usar un objetivo que no sea ni angular ni tele. El primero distorsiona mucho las facciones mientras que el segundo nos obliga a estar lejos del sujeto. Lo ideal es situarse entre un 35 y un 70 mm equivalente, donde además nos encontramos con los diafragmas más luminosos.

Cómo hacer un buen retrato2. La luz lo es todo

Fotografía significa “dibujo con luz”. En los retratos esto es más evidente todavía porque una buena luz nos permite “dibujar” a la persona de la forma más favorable posible. Pero ojo, una buena luz no significa mucha luz, significa luz que modele las formas y volúmenes, luz que potencie lo importante sin molestar, luz que aporte estilo y personalidad tanto a la persona como a la foto.

En muchos casos esa luz es solo la luz ambiente disponible, lo que limita mucho nuestras opciones, pero eso no significa que no se pueda usar algún truco como encender luces adicionales (o apagarlas) e incluso usar algún pequeño reflector de relleno para crear una iluminación más favorable.  Eso sí, salvo que estés haciendo fotografía de estudio con flash, evita todo lo posible usar el flash frontal de la cámara. Aplana los rasgos y rompe el ambiente natural de la escena.

Cómo hacer un buen retrato3. Sorpresa o posado

No hay una respuesta única para esta duda. Los retratos dependen de muchas variables y, entre ellas, encontramos la más importante: la personalidad del individuo, y según ésta, debemos seleccionar si queremos un retrato posado o “robado”. Los posados nos permiten dirigir al sujeto, escoger el fondo o las luces, y en general hacer un retrato sin ninguna pega técnica. Si el sujeto se desenvuelve con naturalidad pueden salir cosas fantásticas, pero otras personas se sienten cohibidas y pueden mostrar una cara menos natural –niños y mascotas por ejemplo no son amigos de estar quietos y aguantar la mirada-.

Cómo hacer un buen retrato

En este último caso, casi mejor optamos por intentar retratarlos por sorpresa en su ambiente natural, incluso aunque no miren de frente a la cámara o estén realizando alguna acción. En esta situación es mucho más fácil encontrar retratos alternativos (aquellos que no se centran estrictamente en la cara) porque muchas veces una posición corporal, una forma de sentarse, una singularidad física puede ser suficiente para hacer un retrato que condense la personalidad de la persona.

Cómo hacer un buen retrato4. Enfoca lo importante

No hay ni que decir lo importante que resulta saber escoger el punto de interés más destacable en un retrato. Normalmente enfocar a los ojos o la sonrisa suele ser una fórmula infalible para ir por el buen camino. Para asegurarnos el enfoque correcto, nada mejor que desactivar el autoenfoque y pasar al modo manual. Al principio es un poco más lento pero una vez seleccionado el punto adecuado, no hace falta tocarlo más, pudiendo concentrarnos plenamente en cazar el instante adecuado.

Cómo hacer un buen retrato5. Tómate tu tiempo

Un buen retrato se hace en tan solo un segundo en el que se conjuguen suerte y oportunidad, pero antes de eso suele haber pasado un buen rato en el que el fotógrafo busca sin prisa pero sin pausa el momento exacto. No hay que precipitarse, porque a medida que pasa el tiempo, el ambiente se relaja. Un buen truco es empezar a hacer fotos despreocupadas desde el primer momento, como sin darle demasiada importancia a la cámara o al hecho de hacer fotos. Poco a poco, cuando la cámara no sea un elemento de distracción, podemos ir afinando más y hacer unas cuantas series de fotos en ráfaga.

Solo hay una excepción a esto, y es cuando haces retratos a la gente del lugar durante un viaje. En este caso no tienes mucho tiempo y a veces es incluso mejor pillarles por sorpresa para que no cambien la expresión que nos ha interesado.

Cómo hacer un buen retrato6. ¿Color o blanco y negro?

Los retratos en blanco y negro tienen un atractivo especial, porque eliminan la distracción del color y se centrar en la persona, en su mirada, en su expresión. Son muy resultones pero para ello la foto tiene que ser buena, tener gancho. La ventaja de la fotografía digital es que es muy fácil usar una foto en color y pasarla a blanco y negro, de manera que probar con algunos retratos puede darnos resultados sorprendentes.

Pero el color también puede ser usado para retratos como por ejemplo de bebés o en situaciones donde el entorno sea importante, como por ejemplo en exteriores.

 

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD