Entradas

El día de Reyes sorprende con juegos y regalos DIY

Aunque a veces de la sensación de que la tradición de los Reyes Magos se va perdiendo poco a poco, lo cierto es que en España sigue estando muy arraigada. Pero para que el señor gordito de rojo no quite protagonismo a sus tres Majestades de Oriente, no está de más hacer del día de Reyes un momento especial e inolvidable. Por eso, os proponemos varias ideas para que la tarde del 5 o la mañana del 6 sea el broche de oro de una Navidad para recordar.

Bye nombres, hello foto retro

En lugar de poner una etiqueta con el nombre en cada regalo, podemos optar por pegar sobre el envoltorio una foto del destinatario. Puede ser una forma diferente de dar los regalos que encantará a más de uno: sobre todo para los más chiquitines de la casa, que todavía no saben leer, pero sí que pueden identificar una imagen suya. ¡Ver su cara cuando reconzca su regalo no tendrá desperdicio! Otra opción es que el benjamín de la casa sea quién reparta, a modo de juego, los regalos del resto de la familia. Las fotos retro pueden ser también una opción para decorar y tener, además, un detalle con los más mayores, como nos proponía Nacho Uve.
retroestandar02-tipo2

No sin mi chocolate caliente

El día de Reyes el roscón es imprescindible, pero también que esté acompañado por un café, o mejor aún, un chocolate calentito. Si, por ejemplo, recibes al resto de tu familia en casa, una taza personalizada para cada uno en la mesa no sólo es un gran regalo, sino que es un bonito detalle que hará ese desayuno todavía más especial.

tazapersonalizada02

Regalo Invisible

Si quieres darle un poco más de emoción a la entrega de regalos, hay un modo divertido de hacerlo, pero sólo para los que tengan un tamaño bastante pequeño. En muchos casos, es habitual regalar dinero, pero si lo metes en un sobre la emoción del momento se pierde; por eso, para este caso (o para una pequeña joya, unas entradas para un espectáculo o un vale regalo, por ejemplo), puedes meterlo dentro de un globo que, o bien puedes atar con una cuerdecita a la taza del desayuno, o meter en una caja con un bonito envoltorio. En el primer caso tienes que tener algo de paciencia, pues la gracia es que tus invitados descubran el regalo en el globo por sí solos y, cuanto más tarde mejor (seguro que piensan que te has olvidado de ellos). En el segundo… ¡Seguro que su primera expresión al ver un “globo” como regalo no tiene desperdicio!

globos

¿Quién es mi amigo invisible?

Muchas familias, sobre todo las más numerosas, hacen el amigo invisible para hacer un solo regalo algo más grade en lugar de muchos pequeños. Pero para que este juego, ya de por si divertido (quién no ha vivido esas auténticas investigaciones policiales por parte de algún familiar para descubrir quién regala a quién), lo sea aún más os proponemos una mecánica diferente: tiene que haber un maestro de de ceremonia (que sepa quién regala a quién) que, aunque no participe, seguro que lo pasa en grande viendo cómo lo hacen los demás. Cada regalo tendrá un nombre –o una foto-, y el afortunado tiene que adivinar quién se lo ha regalado con un Quién es Quién personalizado de la familia. Puedes elaborar uno o modificar el juego con pequeñas fotos carnet de cada participante.

sans-titre

 

¡Que no de pena quitar el árbol!

Poner el árbol de Navidad es un gran acontecimiento, sobre todo cuando hay niños en casa. Pero quitarlo… eso ya es otra historia. En algunos hogares sigue estando presente semanas después; en otros se quita el día 6 o 7 sin ceremonia alguna. Pero para que quitar el árbol sea tan divertido como ponerlo y que los reyes de la casa pasen un momento divertido y no triste, os proponemos hacerlo a modo de juego:

Hay que dividir a los niños por grupos, dependiendo de cuántos sean; y los adornos del árbol por tipos (dependiendo de cuáles tengas: bolas, estrellas, etc.). Cada equipo tendrá una caja y, por carrera de relevos, tendrá que ser el más rápido en desmantelar el árbol de sus adornos. El ganador será el encargado de quitar el adorno principal y guardarlo en su caja hasta el próximo año. En las reglas del juego debe quedar claro que no vale romper los adornos, ni pelearse por ellos.

Amigos, recuerdos y regalos de Navidad… en forma de foto

¡Descubrid los regalos de Navidad que teníamos preparados para nuestros amigos este año! 

Las luces, los escaparates, las calles del centro llenas de gente… Una de las cosas que más nos gusta de la Navidad es que por una vez en todo el año nos obligamos a pasar tiempo con la gente que queremos. Todos hacemos hueco en nuestras apretadas agendas para poder juntarnos un día y disfrutar contándonos cómo nos ha ido el año. Da igual que nos veamos a menudo o llevemos meses sin tener un encuentro.

Este año nosotros hemos tomado la iniciativa y hemos pensado en hacer una cena con nuestros amigos y… ¡Prepararles una pequeña sorpresa! Buscando entre nuestras fotos, hemos seleccionado algunas con los momentos únicos que hemos pasado con ellos durante todos estos años. Una vez que las teníamos seleccionadas las imprimimos online a través de la página web de Hofmann, para esta ocasión hemos elegido el revelado retro.

Cuando nuestros amigos han llegado a casa, ya teníamos todas las fotos colgadas en la pared. Ha sido un rato muy divertido el que hemos pasado revisándolas y riéndonos, acordándonos de las anécdotas que hay detrás de cada instantánea. Cada uno ha elegido la que más le gusta y se las hemos regalado para que se las lleven a casa. Así siempre tendrán el recuerdo, además de ser un elemento decorativo muy original.

Processed with VSCO with 4 preset

Por supuesto, durante la comida nos hemos hecho muchas fotos, ¿quién sabe? Quizás convirtamos esto en una tradición…

BY @nachouve

Calendarios de Adviento DIY para los peques de la casa

Desde que los niños descubren qué es la Navidad y todo lo bueno y bonito que trae consigo (y no me refiero sólo a los regalos), la pregunta es constante: “mamá, ¿cuánto falta para Navidad?”. Y la respuesta la tienen los calendarios de Adviento. ¡Empieza la cuenta atrás!

Dado que eso de contar días es algo abstracto y complicado para los más pequeños, hace ya tiempo que busqué un recurso (como todas las madres y los padres) que me viene de maravilla: los calendarios. Ahora los días tienen un sentido completo y redondo y agrupan todo lo que va desde tachar un día hasta tachar el siguiente. Les resulta más fácil comprender qué significa realmente el tiempo y para nosotros, los padres, es más sencillo explicarles, por ejemplo, cuándo llega el próximo fin de semana o el cumple de un amigo.

Además, tachar el día que acaba de terminar en el calendario se convierte en parte de la rutina diaria y sirve como excusa perfecta para que la tarea de “irse a la cama” sea más llevadera. Ya no me encuentro con una negativa cuando digo aquello de “vamos a prepararnos para ir a la cama”. Ahora el reclamo es: “vamos a tachar el día en el calendario”. Y los niños van felices, aunque a esto le sigan las mil y una tareas previas a acostarse: pijamas, cepillado de dientes, etc.

Con la Navidad ya cerca no he podido resistirme y este año sí he preparado un calendario de Adviento. Bueno, en realidad he preparado dos. Uno más clásico con la chocolatina como “premio” (en casa somos muy chocolateros así que era inevitable) y otro que nos sirve como excusa para soñar e inventar historias…

Si tenéis tiempo, no podréis resistiros al primero; pero si vais más apurados, no perdáis detalle a la segunda propuesta porque es rápida, sencilla y no hace falta ser muy manitas para lograr un resultado genial.

Abriendo caramelos

Para hacer este calendario necesitas: 7 folios blancos o de colores, celo, un rotulador, papel para envolver (nosotros hemos optado por papel pinocho de color rojo), una cinta o hilo, tijeras infantiles y una percha. Y 24 chocolatinas (multiplicadas por el número de hijos que tengáis).

img_20161113_185606

El espíritu de este calendario de Adviento estaba claro: en primer lugar queríamos compartir los preparativos, hacerlo en familia y reservarnos un momento de juego entorno al paso de cada día. Así, optamos por hacer una especie de búsqueda del tesoro que mamá o papá tendrán que preparar antes de que los niños lleguen del cole (algo sencillo, que no nos lleve más de dos minutos).

Cada día, los niños abrirán un caramelo (el que figure con el número del día) y encontrarán un mensaje donde se dice el lugar en el que está escondido el chocolate. Para que todo funcione bien, lo primero que hicimos fue un listado con el lugar donde queríamos esconder las chocolatinas. Por turnos, cada uno decidió sus mejores escondites y mamá lo fue escribiendo en un cuarto de hoja que habíamos partido previamente y que ahora está pegada a la pared frente al ordenador.

img_20161113_175844

Los folios los partimos doblando muy bien cada uno en cuatro partes y apretando bien con la uña sobre los dobleces para que después se rasgara fácilmente sin utilizar tijeras. En total, necesitamos 24 cuartos de folio.

Después enrollamos los trocitos como si fuera un pergamino sujetándolo con un trocito de celo y lo envolvimos en el papel pinocho que se dobla muy fácilmente. Sobre cada caramelo, pegamos el número del día haciendo un anillo con celo y atamos una cuerdecita. En un extremo, el caramelo, en otro, una percha.

img_20161113_192502

No mantuvimos ningún orden en el largo de la cinta para que cada día caiga como toque. Los niños decidieron cómo de largos debían ser los cordones, lo que lo hizo aún más divertido. El resultado es bastante simpático. Desordenado, pero simpático. No diré que es lo más elegante del mundo, pero desde luego lo pasamos genial haciéndolo y sé que lo pasaremos igual de bien buscando los tesoros que nos esperan.

img_20161116_103053

Creamos cuentos

Buscando una alternativa más rápida y sencilla, dejando de lado el chocolate y aprovechando la creatividad de los niños, nos decidimos por investigar un calendario que fuera más rápido de hacer y del que, además, nos quede un recuerdo material. Le dimos muchas vueltas y pensamos en que cada día nos diera, no chocolate, sino una historia. Hace ya tiempo que teníamos echado el ojo al revelado retro de Hofmann y ahora, además, lo puedes conseguir con todo lo que necesitas para hacer un calendario: 24 fotos, un cordón muy chulo, washi tape y hasta pincitas para colgar las fotos. Sólo hace falta añadir 24 sobres del color que más os guste (el pedido viene con un sobre de cartón que se cierra con un imán chulísimo para guardar todas las fotos, así es que podréis guardarlas ahí e incluso regalarlas pasado el día 24). Resumiendo, casi todos los materiales incluidos para hacer un calendario de Adviento sencillo. Pegando el cordón a la pared con la washi tape del kit y colgando las 24 fotos numeradas con el día del mes, no tardamos más de 5 minutos en tenerlo listo para comenzar el countdown hasta el 25 de diciembre.

mama-tiene-un-plan

El primer paso es buscar las fotos y poner en cada una un mensaje que pueda convertirse en el espíritu de una historia. En el diseño de fotos retro hay un espacio de texto que podéis rellenar con la frase que queráis, así que es sencillísimo porque ya recibes todo en casa listo para colocar. El resto, ¡sencillísimo y el resultado, muy vistoso!

El precio de las 24 fotos no llega a 18 euros y sólo tardaréis unos minutos en dejarlo listo. ¡Y el toque retro es genial! En nuestro caso, las fotos se convertirán en un regalo que vamos a utilizar para seguir creando historias.

¿Os animáis con estos calendarios navideños?

BY Mamá tiene un plan

Cómo decorar tu casa para Halloween en 3 sencillos pasos

Halloween está a la vuelta de la esquina y seguro que te da pereza decorar tu casa con adornos “terroríficos”, ¿verdad? No pasa nada, a nosotros también, por eso hemos pensado en 3 ideas que te vamos a describir a continuación para que puedas crear una atmósfera “Halloweeniense” en tu casa sin mucho esfuerzo. Créenos, el resultado merece la pena y te divertirás haciéndolo, ¡vamos allá!

¿Qué sería de Halloween sin calabazas? En nuestro primer paso te vamos a explicar cómo crear una calabaza “sonriente” para la Noche de Brujas:

1. Crear una calabaza maléfica.

La calabaza tiene que tener un buen tamaño, si es demasiado pequeña te costará vaciarla y podrá romperse con facilidad a la hora de hacer los agujeros para los ojos, nariz y boca. Lo único que te hace falta en esta etapa es:

– 1 plato

– 1 cuchillo

– 1 cuchara

– 1 rotulador

– 1 vela

El plato te servirá para ir dejando los restos. Hay que vaciarla al máximo tal y como te mostramos en esta imagen para que luego sea más fácil cortarla. Para ello puedes ayudarte con la cuchara. Si ves que alguna parte se resiste, córtala un poco con el cuchillo antes de retirarla con la cuchara.

 

calabaza 1f

Cuando la hayas vaciado, dibuja con un rotulador negro el rostro que quieres que tenga la calabaza. Nosotros hemos optado por una sonrisa simpaticona:

close up of woman with pumpkins at home

Luego ve cortando con un cuchillo las distinas partes del rostro. Sólo tienes que seguir las líneas dibujadas, ¡pero ten cuidado de no romper la estructura de la calabaza! Hemos querido añadir un punto de dificultad dejando algunos “dientes” en su sonrisa, queda bien, ¿no? 🙂

close up of woman with pumpkins at home

Para dar el toque final, introduce una vela encendida en el interior de la calabaza. Apaga las luces… ¡y disfruta del resultado!

 

2. Crear una mesilla terrorífica.

Seguimos creando nuestra atmósfera de terror de manera rápida, sencilla, ¡y original, por supuesto!  Esto es lo que necesitaremos para el siguiente paso:

– 1 mesilla o taburete

– Velas

– Arañas y telaraña de juguete

– Calavera de juguete

Cubre la mesilla con telaraña, coloca dos o tres velas y varias arañas sobre la mesa. Nosotros las hemos pegado en las velas para que se aprecien mejor. Y voilà, gracias a este segundo paso habremos creado un rincón en nuestro salón digno de un castillo encantado:

 

 

Grey upholstered chair in Halloween setting

 

3. Velas mágicas flotando en el aire.

Nuestros productos personalizados también pueden ayudarnos a crear una atmósfera de miedo y suspense. Podríamos hacer como si tuviéramos velas mágicas suspendidas en el aire. ¿Cómo? Pues con Revelados Retro formados por imágenes de velas encendidas. Tan sólo necesitaríamos:

– Hilo grueso

– Pinzas

Revelados Retro

 

Hanging Polaroid Gallery

¿Qué te parece el resultado? Decorar tu casa para Halloween no es tan complicado, ¿verdad? ¿Se te ocurre alguna otra idea? Compártela con nosotros 🙂