Entradas

Tipos de objetivos_Destacada

Tipos de objetivos: ventajas de cada uno y cuándo utilizarlos.

Para muchos, esto de los objetivos fotográficos es un poco lioso. Más o menos sabemos manejarlos por intuición y nos suenan algunos términos como zoom, diafragma o gran angular, pero ¿no será mejor que nos aclaremos de una vez por todas? Y ya puestos, podríamos aprender a usarlos mejor y averiguar cuál es el objetivo ideal para cada tipo de fotografía, especialmente la que nos gusta a nosotros.

Primero hay que saber si nuestra cámara permite cambiar de objetivo o no. Los modelos de ópticas intercambiables son un poco más grandes y caros que los modelos de objetivo único, que suelen ser cámaras más compactas. Así pues, ya deberíamos tener claro que si compramos una compacta debemos poner más atención al objetivo ya que no lo podremos cambiar nunca, mientras que con una mirrorless y/o réflex, igual nos merece la pena invertir más en la cámara ya que podremos ir comprando objetivos compatibles en el futuro.

Tipos de objetivo angularPero antes de entrar en materia igual nos conviene refrescar algunos conceptos básicos de algunos elementos o funciones directamente relacionados con los objetivos fotográficos. Vamos allá.

La focal o distancia focal es un número que suele indicarse en milímetros (por ejemplo 50 mm). Antiguamente indicaba la distancia entre la última lente y el negativo, y en función de eso quedaba determinado el ángulo de cobertura. A mayor número, más acercamiento de los objetos y menor ángulo de cobertura.

El enfoque es el plano de máxima nitidez en  una fotografía, aquel en el que queramos centrar el punto de atención. Se suele seleccionar usando un aro externo que permite ajustar el plano de enfoque a dicho punto. Puede ser manual o autofoco y puede incluir un interruptor para seleccionar entre estos dos tipos de enfoque.

Fotografía objetivos macroEl diafragma, apertura o iris es un ajuste interno que abre más o menos la entrada de luz hacia el sensor. Sirve para dos cosas: por un lado permite obtener la exposición correcta combinándolo adecuadamente con la velocidad de captura y la sensibilidad ISO. Por otro lado sirve para ajustar la profundidad de campo de la foto, es decir las zonas desenfocadas por delante y por detrás del punto de enfoque.

La apertura máxima o luminosidad es el valor del diafragma más abierto capaz de ofrecer el objetivo, que curiosamente no es el valor más grande sino el número más pequeño de todos los valores del aro (por ejemplo f/2,8). Esto determina el bokeh, es decir la cantidad de desenfoque que se obtiene. A número más pequeño mayor será el desenfoque. Los objetivos más luminosos suelen ser además los que mejor calidad de imagen ofrecen en términos de nitidez o ausencia de distorsiones pero tienen la manía de ser también los más caros.

Las ópticas admiten una primera división sencilla en función de si pueden variar su distancia focal, separándose en objetivos fijos y objetivos zoom.

Los fijos son aquellos que solo tienen una focal, es decir muestran un ángulo de cobertura fijo. Ni se amplía ni se reduce. Normalmente son objetivos bastante compactos ya que no necesitan mover tanto las lentes internas. Suelen ser más luminosos y tienen un poquito más de calidad que sus equivalentes en zoom.

Tipos de objetivos teleLos zoom son objetivos de focal variable, es decir, moviendo un aro o un botón puedes cambiar el ángulo de cobertura y el nivel de acercamiento. Son más versátiles e, incluso puedes tener un objetivo multipropósito que incluya un poco de angular, un normal y un tele moderado todo en el mismo cuerpo. La desventaja es que suelen ser algo más grandes y pesados y la luminosidad suele ser más baja, es decir peor, que la de los fijos.

La división más avanzada de los objetivos está relacionada con el ángulo de cobertura. El ojo humano tiene una visión similar a la que ofrece un 50mm equivalente.  Los objetivos por debajo, como un 35 o un 28mm, muestran un área más grande a costa de reducir el tamaño de las cosas (además de distorsionar un poco su forma). Mientras tanto, los teleobjetivos, por ejemplo un 90 o un 200mm, acercan los objetos pero reducen el ángulo de visión (como si fuese un catalejo). Como veremos cada uno tienen sus ventajas, sus inconvenientes y su uso idóneo.

Así pues tenemos los siguientes tipos de objetivos:

Los angulares, como su propio nombre indica, tienen un gran ángulo de cobertura lo cual es bueno para paisajes, viajes, fotos de grupo, acción, etc. Suelen tener la lente frontal algo más curvada que el resto y generan distorsiones geométricas que hacen que las rectas en los extremos parezcan algo curvadas. Existen angulares, gran angulares y súper angulares que pueden llegar a abarcar más de 150 grados de amplitud. Se utilizan principalmente para paisajes, grupos de gente, arquitectura de interiores o aquellas situaciones en las que sea importante captar los detalles del entorno. Pero ojo, no hagas retratos con ellos porque distorsionan bastante las facciones.

Objetivo angularLos normales son aquellos que ofrecen un ángulo y perspectiva similares a los que tiene la vista humana. Suelen ser los más compactos y luminosos. Son ideales para fotografía general y salvan cualquier situación con dignidad, pero su efecto no es tan espectacular como un angular o un tele.

Los teleobjetivos son aquellos que acercan los objetos lejanos haciendo que parezcan más cercanos. Reducen el ángulo de cobertura pero son ideales para deportes, naturaleza y animales, arquitectura de detalles e incluso retratos o moda. Existen teles moderados y súper teles que son esos grandes objetivos que se ven en los estadios y que son capaces de acercar muchísimo. Pero ojo, ten cuidado y úsalos siempre que puedas con una buena sujeción (trípode por ejemplo) para que su peso y la vibración no causen trepidación en la foto.

Objetivo teleExiste un cuarto tipo de ópticas que son los objetivos macro. Son sistemas diseñados especialmente para poder enfocar cosas pequeñas a muy corta distancia. Es decir, es como si fuesen una lupa que permite agrandar los objetos. Por ejemplo flores o insectos.

Tipos de objetivos macroAsí que según sea el tipo de fotografía que más te guste ya sabes qué objetivo te conviene más. Después, según el presupuesto podrás comprar uno mejor que otro. Nuestro consejo es que ahorres y tengas pocos pero buenos, mejor que muchos y mediocres que además pesan y ocupan mucho en la bolsa fotográfica.

Y cuando tengas una foto digna de la pared de tu casa –algo que conseguirás seguro con estos consejos ;-)- hazte un espectacular forex de Hofmann, que te recuerde la gran recompensa de cazar la foto perfecta. Porque las fotos en las tarjetas de memoria o en los discos duros, son como ese paraguas, guardado en casa, que echamos de menos cuando nos cae el diluvio universal encima.

Forex Hofmann

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD

 

 

 

 

Cómo hacer un buen retrato_Destacada

6 claves a tener en cuenta para hacer un buen retrato.

De las diversas disciplinas fotográficas existentes, el retrato es para muchos la más representativa de lo mejor que puede ofrecer la fotografía. Pero también es una de las temáticas más complicadas de ejecutar de forma destacable. Y es que un buen retrato reúne una buena dosis de control y conocimiento de la técnica fotográfica, y una no menos importante cantidad de sensibilidad y psicología. Solo combinando ambas se logra un retrato excepcional que no solo destaque del resto de retratos de fotomatón, sino que también transmita parte de la personalidad del retratado.

Cómo hacer un buen retrato

 Afortunadamente para nosotros, la parte emocional suele estar de nuestro lado ya que normalmente fotografiamos a nuestros seres queridos, a los que conocemos y que se sienten tranquilos y naturales en nuestra presencia. Lo único que hay que hacer es saber esperar el momento adecuado y no fallar al apretar el botón.

Empecemos con algunos detalles técnicos para terminar con algunos trucos más personales:

 1. ¿Qué cámara y objetivo?

Cualquier cámara con unos controles básicos puede hacer un buen retrato, pero los modelos de objetivos intercambiables ofrecen opciones más favorables, además del control de velocidad y diafragma. Lo más importante es usar un objetivo que no sea ni angular ni tele. El primero distorsiona mucho las facciones mientras que el segundo nos obliga a estar lejos del sujeto. Lo ideal es situarse entre un 35 y un 70 mm equivalente, donde además nos encontramos con los diafragmas más luminosos.

Cómo hacer un buen retrato2. La luz lo es todo

Fotografía significa “dibujo con luz”. En los retratos esto es más evidente todavía porque una buena luz nos permite “dibujar” a la persona de la forma más favorable posible. Pero ojo, una buena luz no significa mucha luz, significa luz que modele las formas y volúmenes, luz que potencie lo importante sin molestar, luz que aporte estilo y personalidad tanto a la persona como a la foto.

En muchos casos esa luz es solo la luz ambiente disponible, lo que limita mucho nuestras opciones, pero eso no significa que no se pueda usar algún truco como encender luces adicionales (o apagarlas) e incluso usar algún pequeño reflector de relleno para crear una iluminación más favorable.  Eso sí, salvo que estés haciendo fotografía de estudio con flash, evita todo lo posible usar el flash frontal de la cámara. Aplana los rasgos y rompe el ambiente natural de la escena.

Cómo hacer un buen retrato3. Sorpresa o posado

No hay una respuesta única para esta duda. Los retratos dependen de muchas variables y, entre ellas, encontramos la más importante: la personalidad del individuo, y según ésta, debemos seleccionar si queremos un retrato posado o “robado”. Los posados nos permiten dirigir al sujeto, escoger el fondo o las luces, y en general hacer un retrato sin ninguna pega técnica. Si el sujeto se desenvuelve con naturalidad pueden salir cosas fantásticas, pero otras personas se sienten cohibidas y pueden mostrar una cara menos natural –niños y mascotas por ejemplo no son amigos de estar quietos y aguantar la mirada-.

Cómo hacer un buen retrato

En este último caso, casi mejor optamos por intentar retratarlos por sorpresa en su ambiente natural, incluso aunque no miren de frente a la cámara o estén realizando alguna acción. En esta situación es mucho más fácil encontrar retratos alternativos (aquellos que no se centran estrictamente en la cara) porque muchas veces una posición corporal, una forma de sentarse, una singularidad física puede ser suficiente para hacer un retrato que condense la personalidad de la persona.

Cómo hacer un buen retrato4. Enfoca lo importante

No hay ni que decir lo importante que resulta saber escoger el punto de interés más destacable en un retrato. Normalmente enfocar a los ojos o la sonrisa suele ser una fórmula infalible para ir por el buen camino. Para asegurarnos el enfoque correcto, nada mejor que desactivar el autoenfoque y pasar al modo manual. Al principio es un poco más lento pero una vez seleccionado el punto adecuado, no hace falta tocarlo más, pudiendo concentrarnos plenamente en cazar el instante adecuado.

Cómo hacer un buen retrato5. Tómate tu tiempo

Un buen retrato se hace en tan solo un segundo en el que se conjuguen suerte y oportunidad, pero antes de eso suele haber pasado un buen rato en el que el fotógrafo busca sin prisa pero sin pausa el momento exacto. No hay que precipitarse, porque a medida que pasa el tiempo, el ambiente se relaja. Un buen truco es empezar a hacer fotos despreocupadas desde el primer momento, como sin darle demasiada importancia a la cámara o al hecho de hacer fotos. Poco a poco, cuando la cámara no sea un elemento de distracción, podemos ir afinando más y hacer unas cuantas series de fotos en ráfaga.

Solo hay una excepción a esto, y es cuando haces retratos a la gente del lugar durante un viaje. En este caso no tienes mucho tiempo y a veces es incluso mejor pillarles por sorpresa para que no cambien la expresión que nos ha interesado.

Cómo hacer un buen retrato6. ¿Color o blanco y negro?

Los retratos en blanco y negro tienen un atractivo especial, porque eliminan la distracción del color y se centrar en la persona, en su mirada, en su expresión. Son muy resultones pero para ello la foto tiene que ser buena, tener gancho. La ventaja de la fotografía digital es que es muy fácil usar una foto en color y pasarla a blanco y negro, de manera que probar con algunos retratos puede darnos resultados sorprendentes.

Pero el color también puede ser usado para retratos como por ejemplo de bebés o en situaciones donde el entorno sea importante, como por ejemplo en exteriores.

 

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD